Trigo experimental: se enferman de risa...

 

Bienvenidos

 Narom Trayectoria personal

Noticias del Mundo - News - Actualidad

Cursos - Talleres

Ayahuasca - Plantas Sagradas

Chamanismo

Respiración Aeólica

Tantra

Musicoterapia

Alimentación para la Iluminación

Ovnis - Contactados -Poderes ocultos

Masajes Terapéuticos

Viajes

Libros

Discos

Artículos entrevistas  reseñas

Iniciación Avalokiteshvara Tibet - Lama Ahbay Rinpoche

Solidaridad con el pueblo Shipibo

Contactar



Publicidad

 






Una epidemia de “risa histérica” se expande en Sudán


Desde el 12 de febrero una enfermedad rara se propaga vertiginosamente por la provincia sudanesa de Kurdufan, en la que fue introducido un trigo experimental que se cultiva en una zona limítrofe. El mal empieza como un ataque de risa, luego el afectado se desmaya.

La epidemia abarcó varias aldeas del distrito de El Huvvi y luego se propagó a la comarca limítrofe de Umm-Marahik. Fueron hospitalizadas unas 80 personas.

El ministerio de Salud Pública del país envió a la zona afectada una brigada de médicos. Se supone que el mal fue provocado por el consumo de un trigo experimental que se cultiva en Darfur, procedente de la FAO (Food and Agriculture Organization), el cual por causas desconocidas se vio en mercados de la provincia de Kurdufan.

Las explicaciones vagas que dio Salud Pública suscitaron muchas críticas en la prensa sudanesa. La opinión pública exigió de las autoridades aclarar las razones del cultivo de un trigo que provoca alucinaciones y encontrar con urgencia un medicamento contra ese mal. Los médicos prometieron hacerlo en plazos mínimos, así como aconsejaron a los habitantes de la zona afectada tomar un calmante o un soporífero al sentir los primeros síntomas de esa rara enfermedad.


FINANCIACIÓN EXTERNA

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación) no puede hacer frente a los gastos que conlleva la ayuda alimentaria y recibe financiación externa por parte de grandes multinacionales.

Las empresas, entre otras, que suministran este trigo experimental y otras variedades de semillas y plaguicidas son MONSANTO, Du Pont y 3M.

Pero la verdadera responsable es la FAO que es quien está organizando el programa de alimentación para esta región y firma y supervisa todo lo que en ella se hace.


Cuadro 13: Ejecución del programa de campo de la FAO y apoyo extrapresupuestario al Programa Ordinario en la región del Cercano Oriente


(miles de USD) % de la ejecución total

Apoyo extrapresupuestario al Programa Ordinario

74

0,0%

Programa de campo:

 

 

Apoyo extrapresupuestario al programa de campo/Asistencia extrapresupuestaria a Estados Miembros

27 022

9,4%

Emergencias financiadas con fondos extrapresupuestarios

88 602

23,0%

PCT

4 550

7,8%

PESA

25

0,7%

TeleFood

351

9,3%

Total de la ejecución del Programa de campo

120 551

16,3%

Ejecución del Programa de campo de la FAO y apoyo extrapresupuestario proporcionado al Programa Ordinario

120 625

13,5%


272.     La ejecución total fue de más de 120 millones de USD, alrededor del 16% del total del programa de campo. Más del 95 % de la asistencia prestada a la región (115,5 millones de USD) procedió de fondos fiduciarios, una proporción mayor que en las demás regiones de la FAO. El 73,5 % del programa de campo se dedicó a las situaciones de emergencia, más que en las demás regiones de la FAO, e incluyó asistencia a la región de Darfur (Sudán) y a las cuestiones de la gripe aviar altamente patógena y la lucha contra las enfermedades del ganado.

Aprovechamiento de la financiación externa para invertir en el Cercano Oriente y el norte de África
273.     La inversión en agricultura y desarrollo rural representó un 43 % de la financiación externa en el Cercano Oriente y el norte de África, una proporción similar a la de casi todas las demás regiones. No obstante, el Cercano Oriente y el norte de África fue la única región en la que se determinó que las categorías siguientes por orden de importancia eran el medio ambiente y los recursos naturales (16 %) y las situaciones de emergencia y la rehabilitación (15 %).


Los informes anteriores sobre la organización de apoyo para la ejecución del programa de la FAO podéis encontrarlos en: http://www.fao.org/docrep/meeting/011/k2752s/K2752s05.htm


 


USO DE AGROQUÍMICOS EN LAS FUMIGACIONES PERIURBANAS Y SU EFECTO NOCIVO SOBRE LA SALUD HUMANA  

MONSANTO, DU PONT, 3M...

Diversas enfermedades crónicas están vinculadas con la deriva de pesticidas.
La patología aguda proveniente de la deriva no es fácil de soslayar, especialmente cuando involucra a comunidades y amplio número de trabajadores rurales. Pero la mayoría de consecuencias de la deriva de pesticidas es silenciosa, y desconocida para el público general. La mayoría de exposiciones a partir de deriva proviene del uso legal de pesticidas que no resulta en enfermedad aparente, conduciendo a falsas presunciones de seguridad. Los problemas de salud más preocupantes son efectos de largo plazo que no se evidencian hasta luego de meses o años -demasiado tarde como para identificar la fuente o hacer algo respecto de la exposición.
Estos efectos crónicos incluyen el cáncer en niños y adultos, y problemas reproductivos y neurológicos, entre otros. La mayoría de estudios sobre efectos sanitarios crónicos de los pesticidas son de gente expuesta a pesticidas en el lugar de trabajo, tales como granjeros, trabajadores rurales, fumigadores y formuladores de pesticidas y trabajadores de fábricas de estos productos. Las exposiciones no ocupacionales y medioambientales son más relevantes a los riesgos para la salud de la exposición a la deriva. El presente trabajo reseña los riesgos de vivir cerca de áreas de cultivo o fábricas emisoras de pesticidas hacia el entorno, o de exposiciones hogareñas o comunitarias, sin incluir exposiciones ocupacionales de contacto directo o las de ingestión accidental o suicida.
El feto en desarrollo, los infantes y niños jóvenes son los más vulnerables a efectos sanitarios crónicos de la deriva. Claramente, ellos no intervienen por sí mismos en la exposición y son afectados por exposiciones no significativas toxicológicamente en un adulto. El lapso de tiempo entre la exposición y los efectos adversos crónicos es mucho más corto en los niños. No suelen tener otras exposiciones (por ejemplo, alcohol, tabaco, drogas prescriptas / recreacionales) que pueden tornar más difíciles de estudiar a los efectos adversos crónicos en adultos. Sin embargo, los adultos también son vulnerables, tal como lo demuestran los estudios citados a continuación.

Cáncer infantil: Los pesticidas son un factor de riesgo respecto de varios tipos de cáncer en niños. Entre los más altos se encuentra el uso parental hogareño de pesticidas, el cual puede incrementar el riesgo de leucemia más de 11 veces (1.100%)10 y el de padecer cáncer de cerebro más de 10 veces (1.080)11. La exterminación hogareña de plagas incrementa el riesgo de linfoma no-Hodgkin (LNH)12, leucemia13, y tumor de Wilm14. Vivir en un establecimiento agrícola aumenta el riesgo de cáncer óseo15 y leucemia16, 17. Tener padres que son granjeros o trabajadores agrícolas incrementa el riesgo de cáncer de huesos15, 18, 19, 20, cáncer cerebral21, sarcoma de tejidos blandos22, y tumor de Wilms23.

Cáncer en adultos: Para adultos, vivir en un área de cultivo donde se utilizan pesticidas aumenta el riesgo de LNH24-27, leucemia24-26, 28, cáncer de cerebro24, 29, 30, cáncer nasal31, cáncer de ovario32, 33, cáncer pancreático34, cáncer rectal en varones34, sarcoma de tejidos blandos27, 35, cáncer de estómago34, 36 y cáncer de tiroides en varones31, 34. Existe un estudio que demuestra un incremento de incidencia de sarcoma de tejidos blandos y cáncer tiroideo en hombres viviendo cerca de una fábrica emisora de contaminación aérea de pesticida37.

Trastornos reproductivos: Los efectos sobre la reproducción son difíciles de estudiar ya que la madre, el padre y el niño en desarrollo se hallan todos en riesgo. La mayoría de estudios sobre trastornos reproductivos están hechos respecto de mujeres expuestas laboralmente durante el embarazo, o de hombres expuestos ocupacionalmente. Estar embarazada y vivir en un área de uso intenso de pesticidas aumenta el riesgo de padecer labio leporino y paladar hendido38, malformaciones de reducción de miembros39, y defectos del tubo neural (espina bífida, anencefalia)40, y cualquier tipo de malformación congénita43-45. Aún si la madre no está expuesta a pesticidas, el desempeño del padre en trabajos agrícolas puede incrementar el riesgo de labio leporino / paladar hendido40, hipospadias, o cualquier tipo de malformación congénita43-45.

Muerte neonatal: La exposición medioambiental a pesticidas puede aumentar el riesgo de que los bebés nazcan muertos. Las madres que viven en áreas de utilización de pesticidas42, 46, 47, o cerca de una fábrica de pesticidas48, o que utilizan pesticidas en el hogar49, 50 se hallan en riesgo incrementado.

Aborto espontáneo: Muchos pesticidas son embriotóxicos o fetotóxicos en animales, aumentando el riesgo de muerte prematura del embrión o feto en humanos. Un alto porcentaje de concepciones humanas normales termina en un aborto espontáneo, haciendo difícil el estudio de impactos de tóxicos medioambientales. Un período menstrual intenso o la falta de un período pueden no ser reconocidos, menos aún documentados, como un aborto espontáneo. Se constató un incremento en el riesgo en dos incidentes de exposición comunitaria de gran repercusión: la ingestión de granos de trigo tratados con hexaclorobenceno en Turquía en la década del 50'51, y un accidente fabril en Bohpal, India52. Varios estudios muestran un incremento en el riesgo si el padre, no la madre, es expuesto a pesticidas en floricultura53, en campos de algodón54, o como un fumigador agrícola55, 56.

Trastornos de la fertilidad: Hubo mucho interés en los efectos de los pesticidas sobre la fertilidad, especialmente sobre los recuentos espermáticos. Los estudios disponibles al respecto se relacionan sólo con trabajadores ocupacionalmente expuestos. No hay ninguno relevante a exposiciones por deriva.

Enfermedad neurológica: La mayoría de pesticidas son neurotóxicos y pueden dañar el cerebro y los nervios. La enfermedad neurológica más frecuentemente vinculada con la exposición a pesticidas es la enfermedad de Parkinson, un trastorno de una zona específica del cerebro (los ganglios basales). La mayor parte de los estudios en humanos son de trabajadores expuestos ocupacionalmente, especialmente a herbicidas. Existen informes sobre mayor riesgo de Parkinson a partir de exposición hogareña57, de vivir en un área rural58-66, o del consumo de agua de pozo63, 64, 67-70. Sin embargo, algunos estudios también describen reducción del riesgo o no asociación con residencia rural71 o uso de agua de pozo71, 72.
Un área de investigación emergente es el estudio de los pesticidas como factores de riesgo para otras enfermedades neurológicas tales como atrofia sistémica múltiple73, esclerosis lateral amiotrófica (ELA, enfermedad de Lou Gehrig)74 y demencia senil o enfermedad de Alzheimer75. No existen trabajos sobre los pesticidas como factores de riesgo para trastornos del desarrollo en niños tales como el autismo, la parálisis cerebral y el retardo mental severo, pese a que el interes investigativo está creciendo

Los niños están expuestos a un mayor riesgo
Los fetos en gestación, los bebés y niños jóvenes son los más vulnerables a los impactos sobre la salud de la exposición a agrotóxicos. Los chicos todavía están creciendo y desarrollándose, y son menos capaces de detoxificar sustancias químicas tóxicas. Un dicho fundamental de la medicina pediátrica en que "los niños no son pequeños adultos". Esta observación es especialmente relevante a la discusión de la exposición infantil a pesticidas. Los chicos están en riesgo frente a exposición de pesticidas de diferentes fuentes y a niveles diferentes que los adultos en un mismo escenario de exposición.
Los niños juegan sobre el piso y se llevan sus manos y objetos a la boca, pudiendo ambos estar recubiertos de una capa de polvo y suciedad contaminados con pesticidas. En virtud de que los niños respiran más aire, comen más alimentos y toman más agua por kilo de peso corporal que los adultos, se hallan expuestos a cantidades relativamente mayores de pesticidas. En un estudio, se constató que los niveles de organoclorados en la descendencia varían directamente con la edad de la madre (Lackman y col., 1999), apuntando a la exposición materna histórica cumulativa como el mayor de los componentes del total de la exposición del niño. Para los chicos, la vía principal de exposición para estas sustancias es a través de la ingestión a partir de la leche y la dieta (Berlin et al.,2002; Fitzgerald et al., 2001; Koopman-Esseboom et al.,1995; Patandin et al., 1999; Sauer et al., 1994).

Muchos riesgos sanitarios todavía son desconocidos
Todavía es mucho lo que no sabemos sobre los problemas de salud que pueden resultar de la exposición a pesticidas. La mayoría de pesticidas nunca han atravesado una evaluación de riesgo sobre seres humanos. Y sabemos que esto es algo que ninguno querría, aunque también recientemente se desató una polémica en los EE.UU. debido a un programa de la EPA que estaba a punto de pagarle 1.000 dólares a cada familia de niños que serían expuestos a pesticidas y videofilmados durante dos años. Aún así, los lineamientos de evaluación de riesgos de la EPA no requieren la observación de diversas zonas álgidas de testeo tales como la neurotoxicidad del desarrollo o la disrrupción endócrina. Tampoco es evaluada por esta agencia norteamericana la exposición múltiple, o sea, a varios pesticidas diferentes simultáneamente, aún cuando este tipo de exposición ocurre con suma frecuencia. Por otro lado, los ingredientes no activos en las fórmulas comerciales de pesticidas (llamados "ingredientes inertes") también pueden ser dañinos, y no son identificados en las etiquetas del producto.

Es necesario establecer una franja de protección sanitaria mucho más amplia
Consecuentemente con la información compilada en el presente estudio, la discusión respecto de cuán extensa debe ser la zona de protección sanitaria debe partir de un enfoque que mida su efectividad en términos de la mayor precaución posible.
Una de las mejores maneras de empezar a comprender las complejidades que ello implica es comenzar por una revisión de falencias e insuficiencias en los criterios vigentes. Hasta ahora, la determinación de una extensión razonable se basa en dos tipos de datos:
1. la magnitud de deriva desde el último surco tratado teniendo en cuenta la dirección del viento y
2. las características toxicológicas de los pesticidas utilizadas conjuntamente con los niveles de exposición considerados tolerables.
Dando por sentado el cumplimiento de la prohibición de aplicación de productos agroquímicos ubicados dentro de la clasificación toxicológica como Clase A, o en la denominada 1a y 1b de acuerdo a las disposiciones nacionales, algo imposible de concebir dada la evolución del patrón nacional de uso de sustancias prohibidas debido a la aparición de malezas resistentes al glifosato (paraquat, por ejemplo), la evaluación del impacto sanitario de sustancias permitidas se basa en niveles de exposición aceptables por constituir una certeza razonable de no dañinos.
Tradicionalmente, el nivel de exposición tolerable se denomina "dosis de referencia", y representa el "NOAEL" (No Observable Adverse Effect Level, nivel de efecto adverso no observable) dividido por un factor de seguridad de 100. Una vez determinados los niveles residuales, éstos deben traducirse toxicológicamente en la magnitud de dosis corporal total. Dado que la deriva se expresa generalmente como masa de residuos depositados sobre una superficie dada (en mg/m2), usualmente se asume que, conocida la superficie corporal de un ser humano, y ya sea la totalidad o una fracción de su superficie corporal estuviese expuesta, la división por el peso corporal brindaría como resultado una dosis en unidades de mg/kg. Estas unidades son las mismas que se utilizan en la concepción de la dosis de referencia. Claramente, el estándar protectivo más conservador sería el de un niño, porque los niños poseen la mayor área de superficie por unidad de peso corporal. Obviamente, el cálculo de la dosis de absorción dérmica de residuos de agrotóxicos resultantes de la deriva se basa en la eficiencia de penetración dérmica en infantes para cada producto particular. Pero ya hemos analizado anteriormente la insuficiencia de este requisito a la luz de los avances científicos y técnicos al respecto.
Por lo tanto, consideramos inapropiados los estándares toxicológicos actuales para el establecimiento de la magnitud de la franja de protección sanitaria periurbana, aún cuando fuese establecida en 500 m. para fumigación terrestre y 2.000 m. para fumigación aérea.

Fuentes: Jorge Kaczewer



DESPUÉS DE ESTAS TERRIBLES NOTICIAS:

Os recomiendo oír música que os haga felices y que no permita que esas bajas vibraciones de miedo os afecten.

¡Todo mi amor para vosotros y vosotras!

Los musicales son uno de los géneros que más me gustan. Hay varios, pero aquí os dejo uno de mis temas favoritos del musical Company de S. Sondheim, titulado: You could drive a person crazy. Espero que os guste ¡Sed felices!


(Music and Lyrics: Stephen Sondheim)





"...El gobierno oculto está permitiendo liberar y publicar toda la información, sobre sus actos y planes, a través de ciertas personas (conscientes o no). Su pretensión es tenernos aún más asustados..."

"...Si vamos a difundir noticias inquietantes, hagámoslo con Amor. Teniendo la certeza absoluta de que la Luz, muy pronto, brillará entre las tinieblas. Borrando para siempre la ignorancia a la que nos tienen sometidos..."

Somos Luz y Amor. No permitamos que nos oscurezcan.

GRACIAS A TODOS POR SER LA LLAMA EN LA OSCURIDAD...

JL NAROM.

 











 


Teléfono de contacto: +34 6
36 50 64 61 * E-mail: info@narom.org

"Los bancos y los banqueros ejercen sobre nosotros la usura  permitida y consensuada..." (Narom)

Sitio web realizado por A&O - entrar Todos los derechos reservados