Científicos españoles descubren un nuevo sol "oscuro" en nuestro sistema solar

 

Bienvenidos

 Narom Trayectoria personal

Noticias del Mundo - News - Actualidad

Cursos - Talleres

Ayahuasca - Plantas Sagradas

Chamanismo

Respiración Aeólica

Tantra

Musicoterapia

Alimentación para la Iluminación

Ovnis - Contactados -Poderes ocultos

Masajes Terapéuticos

Viajes

Libros

Discos

Artículos entrevistas  reseñas

Iniciación Avalokiteshvara Tibet - Lama Ahbay Rinpoche

Solidaridad con el pueblo Shipibo

Contactar



Publicidad

 



 


Científicos españoles descubren un nuevo sol "oscuro" muy cerca de nosotros...

La idea de que un nuevo planeta-sol se ha descubierto en nuestro Sistema Solar es muy emocionante. Más aún, debido a las muchas teorías acerca del "planeta X" o "Nibiru" que están asociados con los extraterrestres y las profecías apocalípticas de 2012.

Nibiru es el nombre de un cuerpo celeste de la mitología babilónica.
Igualmente es el nombre que recibe un, hipotético, planeta basándose en la idea de que las civilizaciones antiguas habrían obtenido sus conocimientos y su desarrollo gracias a contactos con extraterrestres procedentes de este lugar. Esta última descripción que fue considerada inverosímil por científicos de la NASA, ahora comienza a tomar cuerpo por muchas de las pruebas que están obteniendo científicos y astrónomos.




En opinión de Zecharia Sitchin, el planeta-sol sería real, y habría adquirido el nombre del dios babilonio Marduk a consecuencia de una usurpación del poder por parte de este dios en el 2024 a. C., atribuyéndose la creación de la Tierra.

Según la descripción de Sitchin sobre la cosmología sumeria, Nibiru sería el buscado 12º planeta, o el Planeta X (que incluye la descripción de 10 planetas, más el Sol, y la Luna).

Igualmente indica que en la antigüedad se habría producido una catastrófica colisión de uno de sus satélites con Tiamat, un hipotético planeta también postulado por Sitchin, y que habría estado entre el planeta Marte y Júpiter; hecho que habría formado el planeta Tierra y el cinturón de asteroides. Además, según Sitchin, Nibiru habría sido el hogar de una poderosa raza alienígena, los Anunnaki. Como consecuencia de la colisión, según afirma Sitchin, el planeta Nibiru habría quedado atrapado en el Sistema Solar, volviendo al lugar de la colisión periódicamente en una órbita excéntrica. Más tarde los Anunnaki se instalaron en la Tierra.

Sitchin cita algunas fuentes que según él, hablarían sobre el planeta, que posiblemente sería una estrella (concretamente una enana marrón) que estaría en una órbita sumamente elíptica alrededor del Sol, la cual tuvo su perihelio hace aproximadamente 3.600 años y un período orbital de unos 3.600 a 3.760 años. Sitchin atribuye estos datos a los astrónomos de la civilización maya.

En un libro recientemente publicado, titulado 2012: cita con Marduk, el escritor e investigador turco Burak Eldem presenta una nueva teoría, sugiriendo que son 3.661 años los que duraría el período orbital del supuesto planeta y reclamando que habrá "una fecha de vuelta" para el año 2012. Según la teoría de Eldem, 3.661 es un séptimo de 25.627, que es el ciclo total "de 5 años cósmicos" según el Calendario maya extendido. El último paso orbital de Marduk, añade, sucedió en 1649 a. C. y causó grandes catástrofes sobre la Tierra, incluyendo la erupción del Thera o como se conoce actualmente Santorini.

Según los seguidores de Sitchin, sus ideas estarían avaladas por su dominio en lenguas muertas como el sumerio, y asistidas por la traducción de piezas consideradas tesoros.


Los científicos de la NASA, y los observatorios más relevantes, han eludido las preguntas sobre el descubrimiento que se produjo hace unos años, principalmente por el temor a ser asociados a "conspiranoicas" teorías. Pero, nos guste o no, esto ha sucedido gracias a un equipo de astronomos españoles que se hacen llamar el Equipo de StarViewer.

El descubrimiento es uno de los más importantes de las últimas décadas. El planeta es casi el doble del tamaño de Júpiter y se encuentra más allá de nuestro más lejano planetoide Plutón. Aunque no es un planeta, parece que tienen planetas o satélites grandes que lo rodean. Es lo que los astrónomos llaman una "estrella enana marrón", y su nombre oficial es "G1.9".





¿Qué es una estrella enana marrón?

Vamos a explicar lo que los astrónomos españoles han descubierto.

Toda materia atrae a otra materia. Una mayor masa atraerá a pequeñas masas hacia ella. En el espacio las nubes gaseosas de materia tienden a aglutinarse y a atraer más materia. Dado que la mayoría de la materia en el espacio es gaseoso, estas nubes llegan a ser tan densas que se derrumban en otras esferas gaseosas. Cuando hacen esto, generalmente hay "sobrantes" de la materia que forma un anillo alrededor de la esfera.

Si no hay suficiente materia en una esfera de hidrógeno, por ejemplo, puede causar mucha compresión en el centro de la esfera. Esto hace que los átomos de hidrógeno empiecen a fusionarse, desencadenándose una reacción de fusión que enciende una estrella recién nacida. En esta reacción, dos átomos de hidrógeno se unen para formar un átomo de helio y liberar energía extra en forma de radiación.

Los científicos creen que la masa mínima necesaria para encender un sol es aproximadamente 13 veces la masa conocida del planeta Júpiter - llamado científicamente "13MJ". Si la masa es inferior a ésta, la presión en el núcleo no es suficiente para encender y la esfera será una bola de gas caliente llamada "enana marrón".

Cuando una estrella nueva entra en rotación, el disco de gases que le rodea, poco a poco, se enfría y la materia formas elementos más pesados como los metales y minerales. Estas "piedras" con el tiempo se agrupan y forman esferas sólidas llamados planetas.

A veces una esfera sólida atraerá a algunos de los gases que se encuentra en el disco gaseoso y esto se traducirá en un gigante gaseoso, como Júpiter y Saturno, que tiene un núcleo sólido, pero una atmósfera gaseosa de gran espesor. Estos planetas, "gigantes de gas", pueden ser muy grandes, pero, a causa de su núcleo sólido, no podrán inflamarse y convertirse en estrellas.

Nuestra compañera de viaje: La Enana Marrón

Esta recién descubierta "enana marrón" se cree que se formó a partir de la misma materia condensada que dio origen a nuestro sol. Se cree que, después de que los grandes planetas se formaron alrededor del Sol, esta materia fue empujada hasta el borde del sistema solar donde se formó una esfera de 1.9MJ, muy por debajo de la masa necesaria para encenderse como un "sol".





Nemesis


La teoría de un sol compañero no es nuevo. A menudo se le ha descrito como Némesis, la figura mitológica griega.

La Némesis mitológica fue el espíritu de venganza divina contra los que sucumben a la arrogancia. La venganza personificada como una diosa implacable. El nombre de Némesis está relacionado con la palabra griega que significa "dar lo que se debe".

Némesis ahora está siendo utilizada, muy a menudo, como un término para describir al peor enemigo de uno, normalmente es alguien, o algo, que es exactamente lo contrario de sí mismo. Aunque también, de algún modo, similares. Por ejemplo, el profesor Moriarty se describe con frecuencia como la némesis de Sherlock Holmes.

"Enfrente pero similares" es la descripción perfecta para el compañero de nuestro sol. Pero el nombre de Némesis implica también un carácter siniestro. ¿Será este nuevo sol-némesis beneficioso o perjudicial para nuestras vidas?

Muchos soles que se observa en la galaxia son parte de sistemas binarios o de estrellas dobles. Existe un debate acerca de cómo se forman los dos soles desde una nube de condensado único de materia. Algunos creen que se formaron al mismo tiempo y otros creen que se separaron a raíz de la formación de un sol enorme.

A veces, ambas esferas son capaces de fusionarse y, los dos soles brillan en torno a un punto imaginario llamado el baricentro. A veces sólo uno alcanza 13MJ y se enciende, mientras que su compañero más pequeño, la enana marrón, brilla débilmente e irradia calor. Los astrónomos normalmente sólo puede ver el más brillante de los dos ¿cómo saben que hay dos? porque ambos rotan en torno a un baricentro común, y el bamboleo de uno de ellos revela la masa de la compañera invisible.

Estamos cerca de nuestro Sol y de su influencia gravitacional. La G1.9 se mueve en una elipse entre nuestros más lejano planetoide Plutón, y el borde de nuestro sistema solar, cerca de la Nube de Oort.

La enana marrón, descubierta recientemente, se encuentra casi 60 a 66 UA (1 UA = la distancia desde el Sol a la Tierra) de nosotros (perigeo), actualmente en la dirección de la constelación de Sagitario. A causa de las perturbaciones gravitacionales periódicas en las zonas de espacio más lejano, concretamente en la Nube de Oort, el grupo español de los astrónomos creen que G1.9 viaja en una órbita elíptica que se extiende posiblemente cientos de UA más allá de los planetas más lejano conocidos (apogeo). Su posición cuando se encuentra un poco más allá de Plutón sugiere que es su mayor acercamiento al Sol y la Tierra.

El espacio parece relativamente libre de residuos dentro de las órbitas planetarias. Esto se debe a la atracción gravitacional de cada planeta (gran masa) que efectivamente recoge los escombros interplanetarios (masa pequeña). Pero hay excepciones.

Cinturones de desechos

Entre Marte y Júpiter, hay un anillo de restos llamado cinturón de asteroides que se cree que fue un planeta, pulverizado por algún tipo de impacto. Muchos teóricos creen que esto fue causado por un planeta rebelde que entró en el Sistema Solar. Aquí tenemos, otra vez, la insinuación de la existencia de algún miembro desconocido de nuestro sistema planetario.

Más allá de la planetoide más lejano, Plutón, hay un gran anillo de escombros llamado el Cinturón de Kuiper. Si bien el cinturón de asteroides está compuesto principalmente de roca y metal, los objetos del Cinturón de Kuiper se componen en gran parte de los volátiles congelados (denominado "hielos"), como el metano, amoníaco y agua.

Al llegar al borde del sistema solar entramos en otra zona de escombros, la Nube de Oort. Oort no es una banda de los desechos, sino más bien una capa esférica que rodea el Sistema Solar y se extiende hasta el borde del campo gravitacional del sol. Esta región se cree que contiene grupos de agua congelada, metano, etano, monóxido de carbono y cianuro de hidrógeno. Es también el lugar de nacimiento de los cometas. Sin embargo, el descubrimiento del objeto 1996-PW, un asteroide situado en una órbita más típica de cometas de largo periodo, sugiere que la nube puede ser el hogar de objetos rocosos.

Debris "papel matamoscas"

Júpiter y Saturno son muy grandes, y tienen una gravedad tan fuerte que atraen a los meteoros y cometas al entrar en la zona planetaria de nuestro sistema solar. Éstos protegen a los planetas más pequeños como la Tierra de los impactos, actuando como un papel matamoscas de meteoros, cometas y asteroides.

En agosto de 2009, Júpiter capturó a un gran asteroide que entró en la zona planetaria de forma inesperada, La NASA no pudo verlo con anticipación, a pesar de los esfuerzos que realizan los astrónomos para el seguimiento de estos objetos peligrosos. Se cree que este asteroide fue perturbado por la trayectoria de G1.9 y que, hasta ese momento, no pudo ser reconocido y explicado.


¿Cómo se descubrió?... La controversia

Usted podría preguntarse por qué los astrónomos nunca habían detectado ese objeto antes. De hecho lo hicieron. G1.9 fue identificado como remanente de una "Supernova" en 1984 por Dave Green, de la Universidad de Cambridge y más tarde fue estudiado, en mayor detalle, con el telescopio del NRAO Very Large Array de radio en 1985.

Pero en 2007, observaciones con el Observatorio de rayos X, Chandra, de la NASA, reveló que el objeto era mucho más grande que la última vez que se observó! Había crecido en tamaño un 16%. Intrigado por esta observación, el Very Large Array repasó sus observaciones de hace 23 años y comprobó que había aumentado de tamaño considerablemente. Sabiendo que las supernovas no se expanden tan rápidamente, a menos que acaben de estallar, explicaron que G1.9 debía ser una "muy joven" Supernova (quizás no más de 150 años). Pero no hay registros de una supernova visible que corresponda a ese período histórico (en la época de la Guerra Civil americana).

Astrónomos españoles han seguido este objeto con gran interés debido a que estaban esperando su aparición. Las anomalías gravitacionales han ido apareciendo en la Nube de Oort durante algún tiempo, lo que sugiere que han sido causadas por un objeto cercano, con una masa considerable. El anuncio de que G1.9 habían aumentado de tamaño no era ningún misterio para ellos. Es exactamente lo que esperaban.

El objeto, G1.9 se encuentra actualmente en la dirección de nuestro centro galáctico, galaxia Sagitario, solo visible en imagen infrarroja del espectro. Debido a que la G1.9 tiene fondo brillante no es visible en las longitudes de onda de luz normal.



"...El gobierno oculto está permitiendo liberar y publicar toda la información, sobre sus actos y planes, a través de ciertas personas (conscientes o no). Su pretensión es tenernos aún más asustados..."

"...Si vamos a difundir noticias inquietantes, hagámoslo con Amor. Teniendo la certeza absoluta de que la Luz, muy pronto, brillará entre las tinieblas. Borrando para siempre la ignorancia a la que nos tienen sometidos..."

 
Somos Luz y Amor. No permitamos que nos oscurezcan.
 
GRACIAS A TODOS POR SER LA LLAMA EN LA OSCURIDAD...
 
JL NAROM.

 

 


Teléfono de contacto: +34 636 50 64 61 * E-mail: info@narom.org

"Lo que antes era era ciencia ficción ahora se convierte en Ciencia..." (Narom)

Sitio web realizado por A&O - entrar Todos los derechos reservados