EL OCULTAMIENTO DE LA VERDAD SOBRE LA TIERRA HUECA...

 

Bienvenidos

 Narom Trayectoria personal

Noticias del Mundo - News - Actualidad

Cursos - Talleres

Ayahuasca - Plantas Sagradas

Chamanismo

Respiracin Aelica

Tantra

Musicoterapia

Alimentacin para la Iluminacin

Ovnis - Contactados -Poderes ocultos

Masajes Teraputicos

Viajes

Libros

Discos

Artculos entrevistas  reseas

Iniciacin Avalokiteshvara Tibet - Lama Ahbay Rinpoche

Solidaridad con el pueblo Shipibo

Contactar


Publicidad

 






EL OCULTAMIENTO DE LA VERDAD SOBRE LA TIERRA HUECA

Por qu se encuentran semillas, plantas y rboles tropicales flotando en el agua fresca del interior de los icebergs?
Por qu miles de pjaros y animales tropicales emigran al norte durante el invierno?
Si la Tierra en los Polos no es hueca ni calurosa, cmo es que el polen colorea vastos territorios?
Por qu hace ms calor en los Polos que a 1500 kilmetros de distancia de ellos?
Por qu el viento norte del rtico se vuelve ms caluroso a medida que uno traspone los 70 grados de latitud?

El Almirante Richard Evelyn Byrd

El Almirante Richard Evelyn Byrd Gran Canciller de la Orden de Lafayette y de La Cruz del Mrito, Secretario perpetuo de La Academia Federal de La Marina Americana y de las Ciencias.
 
Segn las afirmaciones de un articulo de Jean Brun de la revista Nostra n 425 de la semana del 29 de Junio al 4 de Julio de 1980, el Almirante Byrd habra vivido una aventura "extraordinaria" en los Glaciales del Polo Norte: Byrd, acompaado de 3 personas iban caminando horas sobre el hielo, escalando los picos de hielo. De pronto de una cumbre, descubrieron un espectculo inolvidable: Un valle estrecho y profundo cubierto de una vegetacin abundante y aparentemente iluminada por un Sol caliente permanente. Un verdadero Oasis de vida en medio de un gran Desierto de Hielo.Consultando su termmetro la temperatura era -50C. Su colega el Capitn Fitin escribe en el peridico de la mision: "El 14 de Junio de 1926 a 74 metros de Altitud a 12h 08. Los 4 hombres se pusieron a utilizar sus cuerdas para llegar a la maravillosa vegetacin que se extenda sobre una centena de metros.

Despus de una larga hora de bajada, haban cambiado de mundo. Una vegetacin abundante. El calor suave (el termmetro indicaba 19.8C ) los obliga a quitar sus trajes de exploradores polares. Byrd y sus compaeros vieron pequeas rivieras, lagos y colinas con vegetacin. A 1500 m. aproximadamente, vieron una mancha gris que se mova lentamente. Con sus binoculares, el Almirante Byrd observa un animal con pelaje gris. Un animal que se pareca a un Mamut.

Aperturas Polar Norte - Entrevista a un Piloto (en Espaol)...



La hora avanzada, la exploracin tenia que terminarse. El cansancio, la falta de provisiones, la descarga de las bateras de la radio los obliga a regresar a la base. DESPUS de recuperar fuerzas y renovar los equipos, Byrd y sus compaeros tomaron de nuevo el camino para tratar de encontrar lo que ellos llamaron "el paraso perdido". Pero les fue imposible encontrar de nuevo el valle. Situado a algunos kilmetros del polo geogrfico, le haba sido imposible al capitn Fitin efectuar la medida de las coordenadas topogrficas.
Despus de leer esta historia, podramos creer que esto seria un libro de ficcin o fantstico. Pero si tomamos en cuenta que Byrd participo a otras exploraciones polares entre otras , en 1929, 1936, 1947, 1956. Y al final de esas expediciones, l hizo estas declaraciones Inslitas, extradas del libro de R.Bernard: Febrero 1947 : "Me gustara ver esta tierra mas all del polo (Norte). Esta tierra que es el centro del gran Misterio". (Declaracin del Vice Almirante Byrd antes de su viaje de 2700 km mas all del Polo Norte. Visitado en 1926. Hubo tambin una expedicin en 1929 al Polo Sur).

Noviembre 1955 : " Es la mas importante exploracin de la historia de la humanidad". (Declaraciones del Vice Almirante Byrd antes de su viaje para explorar la tierra mas all del polo sur).
Enero 1956 : El 13 de enero, los miembros de la expedicin americana hicieron un vuelo de 4300 Km desde la base de McMurdo Sound , situada a 640 Km al oeste del polo sur y penetra en una tierra sobre una distancia de 3700 km mas all del polo. ( Mensaje radio que provena de la expedicin Antrtica de Byrd confirmado por la prensa americana del 5 de febrero de 1956).
Marzo 1956: "La actual misin de exploracin ha abierto un nuevo y vasto territorio." (Declaracin de Byrd el 13 de marzo de 1956 a su regreso del Polo Sur). Sealemos la importancia de la palabra MAS ALL y no ENCIMA utilizada por Byrd. Si Byrd haba volado encima del Polo Norte y Sur, en direccin de los inmensos territorios congelados que se extienden Segn la geografa clsica del otro lado del polo, seria difcil de comprender porque el Vice Almirante Byrd habra calificado estos territorios de " Gran Misterio".
Veamos lo que nos dice R. Bernard en su extraordinario libro: " Si miramos una carta del Polo Norte, por ejemplo si medimos las distancias al polo geogrfico, de algunos pases alrededor, Siberia, Spitzberg, Alaska, Canad, Finlandia, Noruega, Groenlandia, Islandia, ...... esas distancias son todas inferiores a 2700 Km. Sin embargo Byrd no sobrevol ninguna tierra conocida en 1947. El dijo que haba pasado mas all del polo a 2700 km, despus fue obligado a regresar, ya que la reserva de carburante de su avin disminua. Y como su avin avanzaba ms all del polo, aparecieron regiones libres de hielo, con lagos y con montaas cubiertas de rboles, y tambin un animal que se pareca a un mamut prehistrico. Todo esto fue escrito por los tripulantes del avin y despus del breve anuncio basado sobre el dialogo radio de Byrd publicado en la prensa americana , toda publicidad posterior fue suprimida por el gobierno para el que Byrd trabajaba, y que tenia razones polticas y militares evidentes para esconder este descubrimiento."

La nica manera de comprender las declaraciones enigmticas de Byrd, nos dice R.bernard es de "alejarse de la Teora oficial sobre la formacin de la tierra y de aceptar una nueva teora , que mostrara que las extremidades rticas y Antrticas no son convexas (como una naranja) sino cncavas (como una manzana)."
R.Bernard continua su explicacin: "Byrd entr simplemente en los huecos polares, que penetran al interior hueco de la tierra, ah donde existe un Clima Tropical y donde se desarrolla una vida vegetal animal y humana que nos es desconocida actualmente y que los gobiernos nos esconden, ya que ellos saben que de ah salen ciertos ovnis, probando que la civilizacin desarrollada por esa gente del interior de la tierra supera grandemente nuestras capacidades tecnolgicas, y que no tenemos ningn inters a tratar de afrontarlos "

Segun R. Bernard , Ray Palmer, redactor de la revista "Flying Saucers" ( "Platillos Voladores") en un articulo del ao 1959 sobre la "Teora de la Tierra Hueca" se relata: "Muchos lectores creen que los vuelos areos comerciales pasan continuamente encima del polo hacia el otro lado de nuestro planeta. Esto no es verdad, no es as, aunque los oficiales de las aerolneas aseguran que s pasan. Porque no es verdad?, porque ellos hacen maniobras de pilotaje que eliminan automticamente todo vuelo en lnea directa mas all del polo. Examinando los trayectos de vuelos sobre las regiones polares, nos damos cuenta que esos trayectos evitan siempre el polo o pasan a lado, pero no pasan sobre el jams ".
 
No es extrao?...

No cabe duda que si anunciaran un vuelo pasando directamente por encima del polo, habra mucha gente que quisiera probar una sensacin diferente. Sin embargo, ninguna aerolnea ha propuesto alguna vez un vuelo as. Todos los itinerarios pasan a lado de este punto estratgico, por qu?. No ser porque si el avin llegara al Polo en vez de pasar al otro lado del polo, se hundira en esta tierra mas all del polo, "El centro del Gran Misterio" como lo deca el Vice Almirante Byrd.
Esta foto de la izquierda fue tomada el 23 de noviembre de 1968 por el Satelite Norteamericano  Essa 7 a la vertical del Polo Norte y fue publicada por la primera vez en junio 1970 por la revista "Flying Saucers". (Nota de Tito Martnez: en esta foto de satlite vemos como el Polo Norte est tapado con un gran crculo negro, sencillamente para ocultar la realidad de la apertura polar norte. Lo que vemos en esta foto no es la Apertura Polar Norte, sino el ocultamiento o censura gubernamental de dicha Apertura Polar, por eso es que aparece de color negro, ya que si no tuviera ese parche circular negro, la apertura apareca totalmente blanca, a causa de la luz procedente del Sol interno del Planeta).

La segunda foto foto de la derecha pertenece un documento de la N.A.S.A que el autor de este artculo, (F.Idille) obtuvo personalmente en 1975, de la Agencia Usis, Este documento es una foto mosaico, realizada por el Dr. David S.Jhonson del "National Environnement Satellite Center", de fotos tomadas por el Satelite ESSA en abril 1967. Constatamos otra vez que la zona que concierne el Polo Norte ha sido aqu simplemente retirada sin explicacin.
(Nota de Tito Martnez: en esta foto vemos una vez ms como la  Apertura Polar Norte ha sido tapada con un parche negro por la censura del gobierno norteamericano).
El 12 de marzo del 2001, el internauta R.Sauquere envi esta foto en color que proviene del siguiente sitio (Sitio completamente cientfico que estudia los fenmenos oceanogrficos y otros): http://www.obs-mip.fr/omp/legos/francais/rech/calottes/index.htm Esta foto viene a confirmar lo que se est escondiendo realmente al mundo entero. (Nota de Tito Martnez: esta foto en color de la Antrtida, tomada por un satlite es an mas impresionante que las anteriores, corresponde a la Apertura Polar Sur, en ella la censura gubernamental norteamericana tambin ha eliminado dicha Apertura Polar, para ocultar su existencia).


No dejis de ver esta conferencia en el Congreso Sabiens en Andorra, el 2 de octubre de 2010, de Jos Luis sobre La Tierra Hueca.
 



 
NADIE HA LLEGADO A LOS POLOS NORTE Y SUR, PORQUE NO EXISTEN
 
La mejor crnica de un viaje a la Tierra Hueca la hizo el Contralmirante Richard E. Byrd de EE.UU. Su apasionante descubrimiento fue censurado y silenciado inmediatamente por los de siempre. La 'Sociedad de la Tierra Hueca', en Australia, ha logrado conservar los registros de Byrd que ahora se transcriben.
Nunca deja de sorprenderme que las cosas que nos ensean como hecho se pueden probar ms tarde que son falsas, pero algunos de nosotros permanecemos bloqueados dentro del pensamiento establecido. La mayora de nosotros aceptamos como verdad lo que nos ensean, porque todo el mundo lo cree. Si usted va contra la corriente principal, podra ser etiquetado a menudo con diversas palabras. Por ejemplo, si usted va contra el orden religioso establecido, entonces se le clasifica de pagano o apstata; en el orden cientfico, un hertico; si duda del orden poltico, entonces se le etiquetar probablemente como de la derecha radical neonazi o fascista. Nuestra sociedad tiene una etiqueta para todo el que no es un conformista.

La ciencia nos dice que existen dos puntos polares: el del norte y el del sur, y que marcan exactamente donde las lneas de la longitud se cruzan. A pesar de todo ninguna expedicin ha tenido xito para llegar a los puntos norte y sur. Estudiando muestras de perforacin profunda sabemos que la Tierra es slida a una cierta profundidad. Tambin sabemos que aumenta la temperatura dentro de la Tierra cuanto ms profundamente perforamos, por lo menos hasta el punto que hemos explorado; y por lo tanto asumimos as que la Tierra debe ser slida en direccin al ncleo. Esto se debe a medidas inexactas y a una pura presuncin. La comprensin actual de la formacin del planeta se forma a travs de las lneas de pensamiento de la 'Tierra slida'. Segn Cate Malone, autor del artculo 'La Tierra Hueca', los astrnomos y los fsicos creen que los gases se condensan gradualmente en una espiral que da vueltas, hasta que la fuerza de la gravedad, (otro fenmeno inexplicado) tira de ellos en forma slida. Hay, sin embargo otras posibilidades. Un estudio simple de la fuerza centrfuga podra disear una Tierra completamente nueva para nosotros. La ciencia acepta el hecho de que la Tierra da vueltas sobre su eje como una peonza. Malone afirma en su artculo lo siguiente: la fuerza centrfuga hace que la Tierra se achate levemente en el ecuador y se aplane en los polos.
Para visualizar cmo podra parecer la formacin de un planeta, piense en una lavadora automtica en el ciclo de centrifugado. La ropa (gases, lquidos y partculas) se lanza hacia fuera contra los lados de la mquina (gravedad). La porcin del centro permanece despejada. El hueco del centro est firme. Del mismo modo que la Tierra nunca ha dejado de dar vueltas, as esta lavadora nunca sale de su ciclo de centrifugado. Si la mquina contina dando vueltas, el agua y la ropa comienzan a agruparse en el centro, o girarn sin fin alrededor del centro hueco?

Las leyendas de seres procedentes del interior de la Tierra estn todava en el folklore de muchas naciones tales como las que hablan de extensas tierras paradisacas al norte encontradas a travs del  folklore de Escandinavia, de los cuentos populares rusos y de las leyendas de los esquimales que reconocen la existencia de duendes, gnomos, troles y gigantes; lo cual hace que la idea de la Tierra hueca no sea nueva.

En 1909, los guas esquimales del Almirante Peary crean que estaba en una expedicin para encontrar a la gran gente del norte, de la cual ellos eran descendientes. Los registros de los primeros exploradores del rtico y de la Antrtida estn llenos de anomalas. Los exploradores del rtico del siglo XIX se referan a un gran mar de agua dulce y a temperaturas clidas en el norte, ms all de lo que ellos exploraron. Tambin informaron que haba nubes de polvo, extensas reas de nieve manchadas con polen, pjaros y animales que emigraban al norte para el invierno, vegetacin y mamferos, tales como el gigantesco mamut supuestamente extinguido encontrado congelado en los icebergs. Incluso los icebergs son anormales cuando estn hechos de agua dulce, y vienen de una tierra en donde ocurren menos de cinco centmetros de precipitacin y muy poca nieve cae cada ao.

Los descubrimientos del Doctor Frederick Cook y del Contralmirante Peary en 1908 y 1909, respectivamente, fueron igualmente poco convincentes. Ni siquiera se pudo probar que cualquier hombre alcanz el Polo Norte. Como el Doctor Raymond Bemard precisa en su libro 'La Tierra Hueca', tal descubrimiento es verdaderamente imposible: Es bien conocido que los polos magnticos del norte y del sur no coinciden con los polos geogrficos como deberan... si la Tierra fuera una esfera slida con dos polos en el extremo de su eje, al ser un imn, sus polos magnticos coincidiran con sus polos geogrficos. El hecho de que no lo hagan es inexplicable en base a la teora de que es una esfera slida. La explicacin llega a estar clara cuando asumimos la existencia de aberturas polares, con los polos magnticos a lo largo del borde circular de estas aberturas, en lugar de en un punto fijo.

Segn Bemard la razn por la cual nadie ha encontrado los polos del norte o del sur es simple: Los polos magnticos y geogrficos no coinciden... porque mientras que un polo magntico se halla a lo largo del borde de la abertura polar, los polos geogrficos se hallan en su centro, en medio del aire y no en tierra slida.

La mejor crnica moderna sobre exploracin y penetracin en tierras ms all de los polos magnticos la hizo el Contralmirante Richard E. Byrd de la Marina de EE.UU. en 1947 y 1956. Al igual que ocurri con todas las exploraciones anteriores, la del Almirante Byrd fue envuelta en el misterio igualmente. La crnica comienza con los contactos por radio durante su vuelo de 1947 ms all del norte magntico y sobre el Polo Norte, la larga marca despus del mtico punto de tierra en la cima del mundo. Durante la exploracin de la Antrtida el 13 de enero de 1.956 diversos avisos de radio indicaban:
El 13 de enero miembros de la expedicin de EE.UU. lograron un vuelo de 2.700 millas (4.320 kilmetros) desde la base de Mcmurdo Sound, que est a 400 millas (640 kilmetros) al oeste del Polo Sur, y penetraron una tierra existente de 2.300 millas (3.680 kilmetros) ms all del Polo.

El 13 de marzo de 1956 se cita a Byrd, del cual dijo: la actual expedicin abri una nueva tierra extensa. Mucha gente recuerda todava las emocionantes declaraciones en la prensa despus de las expediciones de Byrd. Anunciado como el explorador ms grande del mundo, la mencin de Byrd de nuevas tierras cre un gran inters. Luego tales declaraciones se desvanecieron tan rpidamente como golpearon el aire. Los comentaristas de radio no hablaron ya de su descubrimiento, los noticiarios ya no mostraron imgenes de la expedicin de Byrd y el asunto desapareci pronto del ojo pblico. Por qu sucedi esto? Descubri Byrd realmente una tierra nueva que podra influenciar igual una lgica y diferente comprensin fsica de la creacin de nuestro planeta?
 
 
El DIARIO DEL CONTRALMIRANTE BYRD
 
Richard Evelyn Byrd provena de una de las mejores familias de Virginia. Un miembro de su familia fund en 1737 Richmond, la capital de Virginia.

Nacido el 14 de Octubre de 1888 en Winchester, Virginia, estuvo primero en las escuelas de su ciudad natal, donde pronto se puso de manifiesto que corra sangre de aventurero por sus venas. Ya con doce aos realiz completamente slo un viaje alrededor del mundo.

A continuacin pas por la academia militar de Virginia e ingres en la academia naval, donde obtuvo su diploma en 1912.

Tres aos despus se cas el oficial de marina de 27 aos con una chica de una familia distinguida de Nueva Inglaterra (USA), donde a partir de entonces vivi con su familia.

Durante la Primera Guerra Mundial, Byrd mand las fuerzas navales americanas en las aguas canadienses, y en esa poca surge en l su pasin por volar.

En 1921 se le jubil con el grado de "Lieutenant Commander" y Byrd decidi dedicarse por completo a las investigaciones polares, realizando sus famosos vuelos polares.

En 1916 sobrevuela por primera vez el Polo Norte, y en Junio del ao siguiente realiza Byrd un dramtico vuelo trasatlntico desde Nueva York hasta Ver-sur-Mer, en Normanda, Francia. Los 6000 kilmetros los recorri en 46 horas; para aquel tiempo un grandsimo mrito.

Richard E. Byrd dirigi tambin diversas expediciones en la Antrtida y en 1919 fue ascendido a contra-almirante por sus grandes mritos.

Pero sus mayores descubrimientos le esperaban todava. En 1947 se adentr volando con su operador de radio 2.700 kilmetros en la apertura de la Tierra en el Polo Norte, sin ser consciente de ello al principio.
Nueve aos ms tarde, el 13 de Enero de 1956, lo hizo tambin en el Polo Sur. Esta vez sin embargo vol Richard E. Byrd adentrndose 3700 kilmetros en el interior de la Tierra. Catorce meses despus, el 11 de Marzo de 1957, mora Byrd decepcionado por no habrsele permitido compartir sus inmensos descubrimientos con la Humanidad.

Introduccin

El encargo que recibi el almirante Byrd fue claramente definido por la Navy: sobrevolar el Polo Norte. Esto deba acaecer el 19 de Febrero de 1947. Pero en realidad vol Byrd, sin ser al principio consciente de ello, adentrndose en el interior de la Tierra. Byrd descubri una entrada al "mundo interior".
Byrd entr en contacto con los "altos y rubios seres con ojos azules". Recibi un mensaje para la Humanidad del "mundo exterior". Esta advertencia permaneci junto con anotaciones durante muchos aos bajo llave.
Autoridades del gobierno de los EE.UU., en especial el Pentgono, fueron los responsables de esta represin.

Prefacio del almirante Byrd

Este diario lo escribir en secreto y oculto. Contiene mis anotaciones sobre mi vuelo rtico del 19 de Febrero de 1947.
Estoy seguro de que llegar el da en que todas las suposiciones y reflexiones del hombre se disiparn para convertirse en nada y se tendr que reconocer la irrefutabilidad de la verdad evidente.
Se me ha denegado la libertad de publicar estas anotaciones y quiz nunca lleguen a la luz de la opinin pblica.
Pero yo tengo una tarea que cumplir, y lo que yo he vivido lo dejar aqu escrito. Confo en que todo esto pueda ser ledo, en que venga un tiempo en que la ambicin y el poder de un grupo de personas no pueda ya ocultar ms la verdad.

DEL LIBRO DE ABORDO

Tenemos considerables turbulencias. Ascendemos a una altitud de 2.900 pies (aprox. 885 metros).
Las condiciones de vuelo son de nuevo buenas. Se pueden ver enormes masas de nieve y hielo bajo nosotros.
Notamos en la nieve bajo nosotros un tono amarillento. Ese cambio de color sigue un patrn preciso.
Descendemos para poder observar mejor este fenmeno.
Ahora podemos reconocer distintos colores. Vemos tambin patrones rojos y lila.
Sobrevolamos la regin otras dos veces, y despus volvemos al curso en que estbamos.
Volvemos a chequear la posicin con nuestra base.
Transmitimos todas las informaciones referentes a los patrones y a los cambios de color del hielo y la nieve.
Nuestras brjulas se han vuelto locas.
Ambas, la brjula giroscpica y la brjula magntica, giran y vibran.
Ya no podemos comprobar nuestra posicin y direccin con nuestros instrumentos.
Slo nos queda la brjula solar. Con ella podemos mantener la direccin.
Todos los instrumentos funcionan titubeantemente y extremadamente lentos.
Sin embargo no podemos determinar una congelacin. Podemos distinguir montaas ante nosotros.
Nos situamos a 2.950 pies (aprox. 900 metros). De nuevo tenemos fuertes turbulencias.
Hace 29 minutos que hemos visto las montaas por primera vez.
No nos hemos equivocado. Es toda una cadena montaosa.
No es especialmente grande. Nunca antes la haba visto.
Entretanto estamos directamente sobre la cadena montaosa.
Seguimos volando en lnea recta, siempre en direccin norte.
Tras la cadena montaosa hay verdaderamente un pequeo valle.
A travs del valle serpentea un ro.
Estamos asombrados: aqu no puede haber un valle verde.
Aqu hay cosas que no concuerdan.
Bajo nosotros debera haber masas de hielo y nieve.
A babor las pendientes de las montaas arboladas con altos rboles.
Toda nuestra navegacin ha dejado de funcionar.
La brjula giroscpica se balancea continuamente en un ir y venir.
Desciendo ahora a 1.550 pies (aprox. 470 metros).
Hago girar acusadamente al avin hacia la izquierda.
Ahora puedo ver mejor el valle bajo nosotros.
S, es verde.
Est cubierto de rboles y zonas de musgo.
Aqu dominan otras condiciones de iluminacin.
En ningn lado puedo ver el sol.
Hacemos de nuevo una curva a la izquierda.
Ahora divisamos bajo nosotros un animal adulto.
Podra ser un elefante. No! Es increble, parece un mamut.
Pero de verdad es as. Tenemos bajo nosotros un mamut adulto.
Ahora bajo an ms.
Ahora estamos a una altura de 1.000 pies (aprox. 305 metros).
Observamos al animal con los prismticos.
Ahora es seguro - es un mamut o un animal que se le parece mucho al mamut.
Radiamos las observaciones a la base.
Sobrevolamos entretanto otras montaas ms pequeas.
Yo estoy mientras tanto totalmente asombrado.
Aqu hay cosas que no concuerdan.
Todos los instrumentos vuelven a funcionar.
Empieza a hacer calor.
El indicador nos dice que estamos a 74 grados Fahrenheit (aprox. 23 C)
Mantenemos nuestro curso.
Ya no podemos localizar a nuestra base, puesto que la radio ha dejado de funcionar.
El terreno bajo nosotros se vuelve cada vez ms plano.
No s si me expreso correctamente, pero todo da una impresin de completa normalidad, y ante nosotros se levanta con absoluta claridad una ciudad!!!
Esto s que es imposible.
Todos los instrumentos dejan de funcionar.
Todo el avin empieza ligeramente a tambalearse!!! DIOS mo!!!
A babor y estribor aparecen a ambos lados extraos objetos voladores. Son muy rpidos y se nos acercan. Estn tan cerca que puedo ver claramente su distintivo. Es un interesante smbolo sobre el que no quiero hablar. Es fantstico. No tengo ni idea de dnde estamos.
Qu nos ha pasado? No lo s.
Manejo mis instrumentos - pero siguen sin funcionar en absoluto.
Entretanto hemos sido rodeados por los discos voladores en forma de plato.
Parece que estamos prisioneros. Los objetos voladores irradian un brillo propio.
Nuestra radio emite unos chasquidos. Una voz nos habla en lengua inglesa.
La voz tiene acento alemn:
"BIENVENIDO A NUESTRO TERRITORIO, ALMIRANTE!!!
En exactamente siete minutos les haremos aterrizar. Por favor reljese, almirante, est Vd. en buenas manos."
De aqu en adelante nuestros motores dejan por completo de funcionar.
El control de todo el avin est en manos ajenas.
El avin gira en torno a s mismo.
Ningn instrumento reacciona ya.
Recibimos precisamente otra comunicacin por radio, que nos prepara para el aterrizaje.
A continuacin empezamos sin demora con el aterrizaje.
A travs de todo el avin pasa un suave temblor apenas perceptible.
El avin baja hasta el suelo - como en un inmenso e invisible ascensor.
Levitamos de manera totalmente suave hasta ah.
El contacto con el suelo apenas se nota. Slo hay un ligero y corto choque.
Hago mis ltimas anotaciones de abordo a toda prisa.
Viene un pequeo grupo de hombres hacia nuestro avin. Todos ellos son muy altos y tienen cabellos rubios. Ms atrs veo una ciudad iluminada. Parece resplandecer en los colores del arcoiris. Los hombres estn aparentemente desarmados.
No s lo que ahora nos espera. Caramente, una voz me llama por mi nombre y me ordena abrir. Obedezco y abro la portilla de carga.
Aqu terminan las anotaciones en el libro de abordo.
Todo lo que sigue lo escribo de memoria.
Es indescriptible, ms fantstico que toda la fantasa, y si yo mismo no lo hubiera vivido, lo calificara de completa locura. Nosotros dos, mi operador de radio y yo, somos conducidos fuera del avin y saludados con suma amabilidad. Entonces nos conducen a un disco deslizante, que aqu utilizan como medio de locomocin. No tiene ruedas. Con enorme rapidez nos acercamos a la brillante ciudad.
El esplendor de colores de la ciudad parece provenir del material parecido al cristal en que est construida. Pronto nos paremos ante un imponente edificio. Semejante arquitectura no la haba visto hasta ahora en ninguna parte. No es comparable con nada. La arquitectura es como si proviniera directamente de la mesa de dibujo de un Frank Lloyd Wright, o bien podra estar sacado de una pelcula de Buck Roger.
Nos dan una bebida caliente. Esta bebida sabe diferente a todo lo que yo haya disfrutado. Ninguna bebida, ninguna comida tiene un sabor comparable. Sabe sencillamente distinto, pero sabe de maravilla.
Han pasado unos diez minutos, cuando dos de estos extraos hombres que tenemos por anfitriones se acercan a nosotros. Se dirigen a mi y me comunican sin lugar a dudas que debo acompaarles.
No veo otra alternativa que cumplir su orden. Por tanto nos separamos. Dejo a mi operador de radio y sigo a los dos.
Poco despus llegamos a un ascensor, en el que entramos. Nos movemos hacia abajo. Cuando nos detenemos, la puerta se desliza silenciosamente hacia arriba.
Caminamos por un pasillo largo en forma de tnel e iluminado por una luz color rojo claro. La luz parece emanar de las paredes mismas. Llegamos ante una puerta grande. Ante esta gran puerta nos paramos y permanecemos as. Sobre la gran puerta se encuentra un letrero acerca de cual nada puedo decir. Sin ningn ruido se desliza la puerta a un lado. Una voz me exhorta a entrar.
"No se preocupe, almirante", me tranquiliza la voz de uno de mis dos acompaantes, "el Maestro va a recibirle!" De manera que entro.
Estoy deslumbrado. La multitud de colores, la luz que llena la habitacin, mis ojos no saben a dnde mirar y tienen primero que acostumbrarse a las condiciones. Pasa un rato hasta que puedo reconocer algo de lo que me rodea. Lo que ahora veo es lo ms bonito que he visto nunca. Es ms esplndido, ms bonito y ms suntuoso de lo que yo podra describir. Creo que ningn idioma puede resumir con palabras lo que puede ver. Creo que a la Humanidad le faltan palabras para ello. Mis observaciones y reflexiones fueron interrumpidas por una voz melodiosa y cordial:
"Le doy la bienvenida. Sea Vd. de la forma ms cordial bienvenido en nuestro pas, almirante".
Ante mi est un hombre de gran estatura y una fina cara marcada por la edad. Est sentado a una imponente mesa y me da a entender con un movimiento de la mano que debo sentarme a una de las sillas.
Le obedezco y me siento, despus junta sus manos de forma que se tocan las puntas de los dedos. Me sonre.
"Nosotros le hemos hecho venir, porque tiene Vd. un carcter consolidado y arriba en el mundo goza de una gran fama."
"Arriba en el mundo?", me falta el aliento. "S", contesta el Maestro a mis pensamientos, "Vd. Est ahora en el imperio de los Arianni, en el interior del mundo. No creo que nosotros tengamos que interrumpir su misin mucho tiempo. Vd. pronto ser conducido a la superficie de la Tierra.
Pero antes le voy a comunicar por qu yo le hice venir, almirante. Nosotros seguimos los acontecimientos que se producen arriba sobre la Tierra. Nuestro inters fue despertado cuando Vds. lanzaron las primeras bombas atmicas en Hiroshima y Nagasaki. En aquella mala hora fuimos a vuestro mundo con nuestros platillos volantes. Tenamos que ver personalmente lo que hizo vuestra raza. Entretanto ya hace mucho de eso, y vosotros dirais que es historia. Pero es para nosotros significativo - por favor djeme continuar.
Nosotros no nos hemos inmiscuido en vuestras escaramuzas y guerras. Vuestras barbaridades las hemos consentido. Pero mientras tanto habis empezado a experimentar con fuerzas que en realidad no estaban pensadas para los hombres. Esto es la fuerza atmica. Ya hemos intentado algunas cosas. Hemos hecho llegar mensajes a los estadistas del mundo - pero ellos no creen en la necesidad de escucharnos.
Por este motivo fue Vd. elegido. Vd. debe ser nuestro testigo, testigo de que nosotros y este mundo en el interior de la Tierra existimos, que nosotros aqu realmente existimos. Mire a su alrededor, y Vd. pronto comprobar que nuestra ciencia y nuestra cultura estn varios miles de aos por delante de las vuestras. Mire Vd., almirante."
"Pero", interrump al Maestro, "qu tiene esto que ver conmigo, seor?" El Maestro pareca sumergirse en mi, y despus de que durante un largo rato me haba examinado, me contest:
"Vuestra raza ha alcanzado el point of no return. Tenis a personas entre vosotros que estaran dispuestos antes a destruir la Tierra entera antes que perder su poder - el poder que ellos creen conocer." Yo de nuevo le d a entender con un movimiento de cabeza que segua sus explicaciones. El Maestro continu hablndome: "Ya desde hace dos aos intentamos una y otra vez contactar con vosotros. Pero todos nuestros intentos son contestados con agresividad. Nuestros platillos voladores son perseguidos por vuestros aviones de combate, atacados y disparados. Ahora debo decirle, hijo mo, que una enorme y nefasta furia se levanta, que una poderosa tormenta barrer su pas, y durante mucho tiempo arrasar. Desconcertados ante ello estarn vuestros cientficos y ejrcitos y no podrn ofrecer ninguna solucin. Esta tormenta tiene poder de aniquilar toda la vida, toda la civilizacin de Vds., de forma que toda cultura podra ser destruida y todo podra hundirse en el caos. La gran guerra que acaba de terminar es slo un preludio de lo que puede venir sobre vosotros. Para nosotros aqu esto se hace patente hora tras hora de manera ms clara. Parta de la base de que me equivoco".
"No, ya vino una vez la poca oscura sobre nosotros, y dur 500 aos", le repliqu yo al Maestro.
"As es, hijo mo", me contest, "los tiempos sombros cubrirn vuestro pas de cadveres. Y sin embargo algunos de vuestra raza sobrevivirn a esta conflagracin. Lo que despus ocurrir no puedo revelarlo. Nosotros vemos en un futuro lejano surgir una nueva Tierra, que ser construida con los escombros de vuestro viejo mundo, y os acordaris de sus tesoros legendarios y los buscaris. Y mira, los tesoros legendarios estarn aqu con nosotros. Nosotros somos aquellos que los mantenemos a salvo. Cuando haya comenzado ese futuro, nos presentaremos a vosotros, ayudaremos a los hombres a revivificar su cultura y su raza. Quiz hayis aprendido entonces que guerra y violencia no conducen al futuro. Para el tiempo que entonces seguir, se os har accesible antiguos conocimientos. Conocimientos que ya tuvisteis una vez. De Vd., hijo mo, espero que vuelva a la superficie con estas informaciones".
Con esta exigencia termin el Maestro su exposicin y me dej muy desconcertado, pero para mi estaba claro que el Maestro tena razn.
Por consideracin o por humildad, no lo s, me desped de todas formas con una ligera inclinacin. Antes de que pudiera perderme aparecieron mis dos acompaantes, los que me haban conducido hasta aqu. Me indicaron el camino. Yo me volv hacia el Maestro. Haba una clida y amistosa sonrisa en su vieja y noble cara: "Le deseo a Vd. un buen viaje, hijo mo", hizo por ltimo el signo de la paz y entonces nuestro encuentro haba llegado ineludiblemente a su fin.

Volvimos rpidamente hacia nuestro ascensor. Nos movimos hacia arriba. Entre tanto me explic uno de mis dos firmes acompaantes que tras finalizar la conversacin con el Maestro tenamos prisa de verdad. El Maestro en ningn modo quera retrasarnos ms, y adems era importante que yo llevase inmediatamente el mensaje recibido a mi raza, me aclar. A todo esto yo no dije nada.
Cuando fui conducido hasta mi operador de radio, comprob que l probablemente tena miedo, esto al menos se reflejaba en su cara.
"Todo est en orden, no hay de qu preocuparse, Howie, todo es O.K.", intent quitarle el miedo. Junto con nuestros acompaantes, fuimos de nuevo al disco deslizante, que muy velozmente nos devolvi a nuestro avin.
Los motores ya estaban en marcha, y nos encontramos
inmediatamente a bordo. Haba una atmsfera de tremenda prisa, la necesidad de actuar rpido era evidente.
Inmediatamente despus de que cerramos la portilla, nuestro avin fue elevado en las alturas por una fuerza inexplicable para mi, hasta que volvimos a encontrarnos a 2.700 pies (aprox. 825 metros).
Fuimos acompaados por dos de sus platillos. Se mantuvieron no obstante a una cierta distancia de nosotros.
El velocmetro no indicaba en todo el tiempo velocidad alguna, a pesar de que sta haba aumentado enormemente.
Nuestra radio no obstante funcionaba, y de esta forma recibimos un ltimo mensaje de los objetos voladores que nos acompaaban:
"A partir de ahora puede Vd. volver a utilizar todos sus equipos, almirante, sus instrumentos vuelven a ser funcionales. Nosotros le dejaremos ahora. Auf Wiedersehen". [N. del. T.: este "adis" en alemn est en el original en ingls]
Seguimos con nuestros ojos a los objetos voladores hasta que se perdieron en el cielo azul plido. De inmediato tuvimos a nuestro avin de nuevo bajo control.
No hablamos entre nosotros, cada cual estaba demasiado ocupado con sus pensamientos.
ltima anotacin en el libro de abordo:
Nos encontramos de nuevo sobre vastas regiones cubiertas de nieve y hielo.
Estamos todava aproximadamente a 27 minutos de vuelo de la base. Podemos enviar mensajes por radio, y nos responden. Radiamos que todo es normal. La base est contenta de que vuelva a haber comunicacin.
Tenemos un aterrizaje suave.
Yo tengo un encargo.

Fin de las anotaciones en el libro de abordo.

4 de Marzo de 1947:

Yo estaba en una reunin en el Pentgono. He informado detalladamente sobre mis descubrimientos y sobre el mensaje del Maestro. Todo fue grabado y escrito.
El presidente [N. del T.: de USA] tambin fue informado. Fui retenido aqu durante varias horas (exactamente fueron seis horas y treinta y nueve minutos). Fui interrogado minuciosamente por un quipo de seguridad y por un equipo mdico. Fue un infierno!
Fui puesto bajo la estricta supervisin de la Previsin Nacional de Seguridad de los Estados Unidos de Amrica.
Yo haba recibido la orden de guardar silencio sobre todo lo que haba vivido - por el bien de la Humanidad. Increble!
Se me record que soy un oficial y que por tanto debo obedecer sus rdenes.

30 de Diciembre de 1956:

ltima anotacin:
 
Los aos posteriores a 1947 no fueron muy agradables para m... Hago ahora la ltima anotacin en este especial diario. Quisiera mencionar que me he callado los descubrimientos que hice, tal y como se me orden.
Pero eso no es lo que tengo en mente! Noto que pronto llegar mi hora. Pero no morir este secreto conmigo, sino que ser difundido - como toda verdad. Y as ser.
Slo as puede existir la nica esperanza para la Humanidad. Yo he visto la verdad. Ella me ha hecho despertar y me ha liberado. He cumplido mi deber con el enorme complejo militar y econmico. Mi larga noche se acerca, pero tendr un fin. As como la larga noche del rtico tiene un fin, as tambin la verdad volver como un luminoso rayo de sol, y los poderes oscuros no podrn atravesar la luz de la verdad...
He visto el pas ms all del Polo, el centro del Gran Desconocido!

R.E.B. US Navy

Este documento es la traduccin de la edicin alemana Das Tagebuch des Admiral Byrd.

Por F.Idille




Fuentes: Narom - www.narom.org - Das Tagebuch des Admiral Byrd



 


"...El gobierno oculto est permitiendo liberar y publicar toda la informacin, sobre sus actos y planes, a travs de ciertas personas (conscientes o no). Su pretensin es tenernos an ms asustados..."

"...Si vamos a difundir noticias inquietantes, hagmoslo con Amor. Teniendo la certeza absoluta de que la Luz, muy pronto, brillar entre las tinieblas. Borrando para siempre la ignorancia a la que nos tienen sometidos..."

Somos Luz y Amor. No permitamos que nos oscurezcan.

GRACIAS A TODOS POR SER LA LLAMA EN LA OSCURIDAD...

JL NAROM. 

 





 

 


Telfono de contacto: +34 6
36 50 64 61 * E-mail: info@narom.org

"El Tiempo es ahora...Fluye con la Divinidad..." (Narom)

Sitio web realizado por A&O - entrar Todos los derechos reservados