Bilderberg no dirige el Planeta, pero su poder es desproporcionado...

 

Bienvenidos

 Narom Trayectoria personal

Noticias del Mundo - News - Actualidad

Cursos - Talleres

Ayahuasca - Plantas Sagradas

Chamanismo

Respiración Aeólica

Tantra

Musicoterapia

Alimentación para la Iluminación

Ovnis - Contactados -Poderes ocultos

Masajes Terapéuticos

Viajes

Libros

Discos

Artículos entrevistas  reseñas

Iniciación Avalokiteshvara Tibet - Lama Ahbay Rinpoche

Solidaridad con el pueblo Shipibo

Contactar

 


Publicidad

 






DAVID ROTHKOPF: EXPERTO EN GRUPOS DE PODER (ex-socio de Henry Kissinger)

'Bilderberg no dirige el mundo pero tiene un poder desproporcionado'

    * 'El Club Bilderberg se ha convertido en una reunión de viejos'
    * 'Hay 6.000 personas en el planeta con mucho más poder que el resto'
    * 'Me temo que los cambios que hay que hacer no llegarán sin sobresaltos'

Por favor, si te ha parecido interesante, haz click en "Me gusta"



Sitges.- Unas 6.000 personas en el planeta tienen más poder que el resto. Dicho así suena 'conspiranoico', pero David Rothkopf es ex socio de Henry Kissinger, blogero de Foreign Policy, escritor, y probablemente el mayor experto internacional en grupos de poder. Según él, la reunión del Club Bilderberg en Sitges no es más que "un encuentro de viejos".


Pregunta.- Hay quien cree que un pequeño grupo de gente domina el mundo a través de instituciones como el Club Bilderberg. Usted defiende que existe una 'superelite'. ¿Qué diferencia hay entre usted y un 'conspiranoico'?

Respuesta.- Yo no creo que un pequeño grupo de personas dirija el mundo, yo creo que hay gente con considerablemente más poder que el resto, y que dentro de ese grupo hay una especie de superelite de cerca de 6.000 personas que dirigen las compañías más grandes, acumulan la mayor parte del dinero, y tienen más influencia política o religiosa que el resto. Pero son un grupo diverso entre los que existen conflictos de intereses. Esos conflictos de intereses entre los más poderosos son una de las principales razones por la que los teóricos de las conspiraciones están equivocados.

P.- Hoy empieza en Sitges la reunión del Club Bilderberg. En su libro 'El Club de los Elegidos' lo califica como un 'encuentro de viejos'. ¿No cree que tanto secretismo es lo que hace que la gente crea que hay mucho más?

R.- Creo que Bilderberg ha dejado atrás sus mejores tiempos por varias razones. Una es que muchos de sus miembros son viejos; otra es que son encuentros propios de otras épocas, basados en un mundo en el que para las elites era más difícil interactuar. Ahora, gracias a las mejoras en las telecomunicaciones y los transportes, incluso un negocio pequeño puede ser global. Pero el secretismo sigue, añade mística y al final, creo, da la sensación de que son encuentros mucho más importantes de lo que realmente son.

P.- Aunque no exista lo que podamos etiquetar como "los amos del mundo", la 'superelite' se parece bastante.

R.- Insisto, la 'superelite' no dirige el mundo. No controlan nuestras vidas, pero tienen un poder desproporcionado en un contexo político que se supone que debería garantizar a todos el mismo estatus. Han conseguido influir en el sistema de manera que les permite mantener sus privilegios, ampliar el retorno de sus inversiones, ponérselo difícil a sus rivales... lo que lleva a establecer una serie de prioridades que no son de interés general. Su existencia ha generado graves desigualdades y eso nos lleva a tomar decisiones peligrosas. Es lo que más me preocupa.

P.- Entonces, ¿Bilderberg no demuestra que un pequeño grupo de personas que domina el mundo y no les importa lo que les ocurra a los demás?

R.- No, Bilderberg únicamente demuestra que las elites tienen interés por conectarse entre ellas para ayudar a impulsar sus intereses, entender las tendencias globales, y encontrar vías de comunicación. A los 'conspiranoicos', les pediría que echen un vistazo a lo que le ha pasado al mundo a lo largo de la existencia de Bilderberg o esos otros grupos y que se pregunten si las instituciones que controlan o los países en los que influyen parecen tan bien coordinados o han producido resultados tan consistentes como se dice.

P.- ¿Cree que esa falta de democracia es únicamente culpa de los políticos, las multinacionales... o la gente común también tiene alguna culpa?

R.- Por supuesto, la gente común también es responsable de lo que pasa por no ser consciente de lo que ocurre y no desafiar el statu quo. Consideremos el ejemplo de la crisis. Los banqueros han conseguido crear un mercado escasamente regulado de instrumentos muy arriesgados que antes eran ilegales. La consecuencia son unos riesgos que afectan dramáticamente a millones de vidas. Así se han hecho ricos, arriesgaron millones, y cuando las cosas se torcieron tienen el poder de lograr que los gobiernos les apoyen con planes de rescate pues sus negocios son "demasiado grandes para caer". Eso le pasa a tu barbero y se queda sin dinero. Y esa no es la forma de dirigir una sociedad que se supone que está interesada en lograr un sistema más equitativo o más estable.

P.- La Clinton Global Iniciative, el Sangri La Dialogue, el Instituto Aspen, , el Grupo de los 30, el Bancote Pagos Internacionales, el Encuentro entre Padres e Hijos, el Council for Nacional Policy... ¿No cree que hay demasiadas instituciones con demasiado poder tomando demasiadas decisiones?

R.- Creo que los mecanismos de interacción entre las elites son inevitables. Lo que es importante es que cuando hay cuestiones globales o amenazas comunes, necesitamos mecanismos impulsados por y para todas las personas que puedan llenar los vacíos que crea la incapacidad de los gobiernos para enfrentarse a esos temas. El problema es que la mayoría de los mecanismos informales para coordinar acciones privadas son, en comparación, mucho más fuertes que la mayoría de los mecanismos para coordinar las acciones públicas o de los gobiernos. Los gobiernos nacionales están demasiado asustados a la hora de ceder poder a los mecanismos globales, que es lo que explica por qué son todos tan débiles... y por qué están diseñados para ser débiles. En este siglo será necesario desarrollar auténticos mecanismos de gobierno global, que sean fuertes, y no sólo de 'gobierno' que carezca de capacidad para hacer cumplir sus decisiones sino que tenga verdadera capacidad de gobernar.

P.- Acaba su libro preguntándose si conseguiremos un mundo en el que exista un equilibrio el mercado y los gobiernos, los electores y los elegidos. ¿En que manera la crisis está respondiendo a su pregunta?

R.- Soy optimista al pensar que vamos a enfrentarnos a las diferencias que han causado tanta injusticia y tristeza. Pero temo que no será, como no ha sido a lo largo de la historia, sin grandes sobresaltos.
Tenemos la tendencia a no reformar los sistemas en los que nosotros - y las elites- estamos tan a gusto cuando no hay crisis. Vivimos en una era en la que hay tantas cosas que han quedado obsoletas y pasadas de moda, y los tiempos han quedado fuera de sintonía con las normas según las cuales jugamos. Creo que estamos entrando en una era de inestabilidad real marcada por este tipo de crisis. Es una lástima, pero me temo que es lo que pide la naturaleza humana.


Luz para todos...

Fuente: Narom - www.narom.orgJavier Cavanilles




"...El gobierno oculto está permitiendo liberar y publicar toda la información, sobre sus actos y planes, a través de ciertas personas (conscientes o no). Su pretensión es tenernos aún más asustados..."

"...Si vamos a difundir noticias inquietantes, hagámoslo con Amor. Teniendo la certeza absoluta de que la Luz, muy pronto, brillará entre las tinieblas. Borrando para siempre la ignorancia a la que nos tienen sometidos..."

Somos Luz y Amor. No permitamos que nos oscurezcan.

GRACIAS A TODOS POR SER LA LLAMA EN LA OSCURIDAD...

JL NAROM. 






 

 


Teléfono de contacto: +34 6
36 50 64 61 * E-mail: info@narom.org

"Uno de estos días saldrá a la Luz toda la Verdad..." (Narom)

Sitio web realizado por A&O - entrar Todos los derechos reservados